Programa de Semana Santa en Parroquia El Sagrario

Todas las actividades que se ofrecerán en esta Semana Santa en la Parroquia El Sagrario: 


Descargar pdf

Nuncio Apostólico Celebra Primer aniversario del pontificado del papa Francisco

A un año del inicio del Pontificado de papa Francisco el Nuncio Apostólico, monseñor Ivo Scapolo, convocó a celebrar en la Nunciatura esta importante celebración.

 

En su mensaje monseñor Scapolo destacó cómo ha ido creciendo el número y el entusiasmo de cuantos, dentro y fuera la Iglesia, manifiestan profundo aprecio y afecto hacia el Papa Francisco”. Asimismo agregó que “se mira a Él con admiración y esperanza porqué con sus palabras, pero sobre todo con su manera de vivir y guiar a la Iglesia, está despertando la esperanza, poniendo de manifiesto que es posible construir un mundo mejor. Un mundo en que la fe en Dios y el respeto por el hombre son fundamentales para asegurar la justicia y la paz; un mundo donde es bello vivir con autenticidad y honestidad, con sencillez y solidaridad". Finalmente agregó que gracias a las palabras y al ejemplo del Papa se está viendo "una nueva primavera de la Iglesia, caracterizada por una renovada esperanza en el corazón de tantas personas creyentes o, sencillamente, animadas por la buena voluntad de construir una sociedad mejor. Hago voto que, gracias también a nuestro compromiso y testimonio, esta primavera pueda producir abundantes frutos, y de manera particular en esta amada tierra chilena".


Al evento asistieron los cardenales Ricardo Ezzati, Francisco Javier Errázuriz y Jorge Medina, los obispos Juan Ignacio González y Rafael de la Barra, los obispos electos Fernando Ramos y Galo Fernández, vicarios episcopales, representantes de congregaciones religiosas, entre otras autoridades eclesiásticas. Así mismo participaron embajadores y otros representantes diplomáticos presentes en nuestro país, autoridades de diversos ministerios, altos oficiales de las Fuerzas Armadas y de Orden, además de representantes de diversas instituciones de la sociedad civil.


Fuente: Nunciatura Apostólica - Prensa CECh

Cardenal Ezzati celebra la primera misa tras su llegada a Chile

Un multitudinario y alegre recibimiento tuvo el Arzobispo de Santiago. Miles de fieles llegaron la tarde del martes 5 a la Iglesia Catedral para festejar la investidura de su Pastor.


Cerca de las diez de la mañana del martes 5 de marzo, el Cardenal Ricardo Ezzati arribó a Chile para celebrar con la Iglesia de Santiago su creación cardenalicia. A las 19:30 horas, el Arzobispo llegó a la Iglesia Catedral, donde fue recibido con un pié de cueca interpretado por el grupo “Los Grillitos”, y por algunos fieles que quisieron esperarlo. Luego lo saludó el Cabildo de la Iglesia de Santiago, para dar paso a la oración frente a la Virgen del Carmen en la parroquia El Sagrario.

Mientras el Cardenal Ezzati avanzaba por la nave central del templo, asperjaba con agua bendita a los miles de asistentes que desde temprano llegaron para celebrar con él. Una vez en el altar, recibió el saludo de un cantor a Lo Divino, quien además interpretó una canción. Después de orar unos minutos frente a Jesús Sacramentado, el Arzobispo de Santiago se revistió para presidir la misa, que fue concelebrada por el Cardenal Francisco Javier Errázuriz; por el Cardenal Jorge Medina; por monseñor Ivo Scapolo, Nuncio Apostólico en Chile; monseñor Alejandro Goic, obispo de Rancagua; monseñor Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo; monseñor Manuel Camilo Vial, obispo emérito de Temuco; monseñor Juan Luis Ysern, obispo emérito de Ancúd; y los obispos auxiliares de Santiago, monseñor Cristián Contreras Villarroel, y monseñor Pedro Ossandón; además de los vicarios episcopales, sacerdotes y diáconos de la arquidiócesis.

El altar de la Iglesia Catedral estaba engalanado con la imagen de la Virgen del Carmen peregrina, que ha recorrido todo Chile, y que ahora está en una parroquia de Talcahuano, además de la Cruz Misionera.

Al comienzo de la eucaristía, monseñor Cristián Contreras Villarroel, obispo auxiliar de Santiago, dirigió unas palabras al Cardenal Ezzati: “Queridos cardenales, Señor Nuncio, querido don Ricardo, hemos vuelto de Roma confirmados en la fe, hemos sido testigos de una Iglesia viva en Roma. Queremos en esta fiesta, que usted preside, que experimente esa misma fuerza que hemos experimentado con el sucesor de Pedro en Roma, con sus hermanos cardenales, obispos, sacerdotes, religiosas y laicos que quisieron acompañarlo”, dijo el obispo auxiliar, y agregó: “Ofrezco esta misa por todos, queremos llegar a las periferias geográficas y existenciales. Todos tenemos dimensiones de la vida que deben ser ungidas por Cristo. Bienvenido a su Iglesia”.

Durante su homilía, el Cardenal Ezzati agradeció a los fieles de la Arquidiócesis: “Quiero en primer lugar saludarlos con mucho afecto, con la alegría de volver a casa, a esta Iglesia de Santiago que el Señor ha confiado misericordiosamente al cuidado de este hermano. Quisiera expresarles el agradecimiento más profundo de mi corazón porque en esta tarde han querido unirse a mí en la oración”, dijo, y agregó: “En esta tarde, junto a los miembros de la Iglesia Católica hay hermanos y hermanas que viven en Cristo, y que anhelan como nosotros la bendición de la unidad. Nos acompañan también autoridades civiles y militares, y tantos que trabajan en las comunidades”.

Luego se refirió a la reunión con el Santo Padre y a su trabajo en la Congregación para la Educación Católica: “Con miembros de la Conferencia Episcopal hemos visitado al Papa y le hemos hablado de nuestros gozos y esperanzas, pero también de nuestros dolores. También participé en la reunión de la Congregación para la Educación Católica, donde me enteré que más de 76 millones de jóvenes reciben educación en colegios y universidades católicas”.

Finalmente el Arzobispo de Santiago, habló de su creación cardenalicia: “Vuelvo revestido de un nuevo título, pero que nos es honorífico, sino más bien de servicio, de confirmar que confío toda mi vida al Señor. Quiero ser siervo de Cristo Jesús. Desde mi ordenación me ha llamado atención como San Pablo se dirige a los romanos. Quiero que ese modo sea el carnet de identidad de mi propia vida, quiero seguir siendo siervo de Cristo muerto en la cruz para resucitar, enviado por el Padre para evangelizar”.

En el momento de la ofrenda, dos consagradas presentaron al Cardenal Ezzati un cuadro con el escudo episcopal que será instalado en la Iglesia Catedral. Luego unos sacerdotes le entregaron un pectoral con la Cruz de Chile misionera, hecho por artesanos de nuestro país. Una familia llevó hasta el altar el pan y vino, representando el compromiso de los fieles de la Iglesia de Santiago.

Al final de la misa, el Arzobispo de Santiago saludó a los representantes de otras religiones cristianas, y a las autoridades civiles y militares presentes. Mientras salía en procesión por la nave central del templo, los asistentes lo saludaban y aplaudían.

Fuente: Comunicaciones Iglesia de Santiago
www.iglesiadesantiago.cl

Monseñor Ricardo Ezzati fue nombrado Cardenal por el Papa Francisco

Muy contento por el nuevo servicio que prestará a la Iglesia, se mostró el Arzobispo de Santiago, Monseñor  Ricardo Ezatti por su nombramiento como Cardenal por el Papa Francisco. 

 “Voy a seguir trabajando en la porción de tierra que el Señor y la Iglesia me ha confiado. Pero al mismo tiempo voy a colaborar con humildad, pero también con eficacia a su ministerio de sucesor de Pedro”, fueron las palabras del nuevo Cardenal quien añadió que “le pido al Señor que me de mucha fortaleza para cumplir esta gran tarea”.

A partir de estos nuevos nombramientos, el Colegio de Cardenales de la Iglesia quedará integrado por 218 cardenales, 122 electores y 96 no electores. Siendo ciento diecisiete europeos, veintisiete de América del Norte, siete de América Central, veintitrés de América del Sur, diecinueve de Áfri

Misión País Peregrina con la Virgen del Carmen

         Con el objetivo de "Renovar la iglesia y ponerla en el corazón de la Patria", salieron cientos de jóvenes provenientes de muchas universidades y regiones de Chile

a entregar la palabra de Dios. Bajo el lema “Con la Fe de María somos Iglesia al encuentro de Chile" y junto a la imagen de la Virgen del Carmen Peregrina -patrona de Misión País-los jóvenes peregrinaron desde la casa central de la Universidad Católica hasta la Catedral de Santiago concluyendo con una misa de envío presidida por Monseñor Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago.        Misión País es un proyecto de la Universidad Católica que nació el año 2004 cuando un grupo de jóvenes decidió hacer una gran misión a lo largo de todo Chile. Ese mismo año más de 2000 jóvenes  salieron de Arica a Punta Arenas a misionar con el objetivo de regalarle un Chile más santo a la Virgen del Carmen en el bicentenario de nuestra Patria. Desde ese año hasta hoy y durante todos los meses de Enero los jóvenes misionan en 45 zonas de Chile compartiendo la Fe y llevando a María a todos los hogares de nuestra patria.
--

HOMILIA PAPA FRANCISCO DESTACA CIERRE DEL AÑO DE LA FE

 

La solemnidad de Cristo Rey del Universo, coronación del año litúrgico, señala también la conclusión del Año de la Fe, convocado por el Papa Benedicto XVI, a quien recordamos ahora con afecto y reconocimiento por este don que nos ha dado. Con esa iniciativa providencial, nos ha dado la oportunidad de descubrir la belleza de ese camino de fe que comenzó el día de nuestro bautismo, que nos ha hecho hijos de Dios y hermanos en la Iglesia. Un camino que tiene como meta final el encuentro pleno con Dios, y en el que el Espíritu Santo nos purifica, eleva, santifica, para introducirnos en la felicidad que anhela nuestro corazón.

Dirijo también un saludo cordial y fraterno a los Patriarcas y Arzobispos Mayores de las Iglesias orientales católicas, aquí presentes. El saludo de paz que nos intercambiaremos quiere expresar sobre todo el reconocimiento del Obispo de Roma a estas Comunidades, que han confesado el nombre de Cristo con una fidelidad ejemplar, pagando con frecuencia un alto precio.

Del mismo modo, y por su medio, deseo dirigirme a todos los cristianos que viven en Tierra Santa, en Siria y en todo el Oriente, para que todos obtengan el don de la paz y la concordia.

Las lecturas bíblicas que se han proclamado tienen como hilo conductor la centralidad de Cristo. Cristo está en el centro, Cristo es el centro. Cristo centro de la creación, del pueblo y de la historia.

1. El apóstol Pablo, en la segunda lectura, tomada de la carta a los Colosenses, nos ofrece una visión muy profunda de la centralidad de Jesús. Nos lo presenta como el Primogénito de toda la creación: en él, por medio de él y en vista de él fueron creadas todas las cosas. Él es el centro de todo, es el principio: Jesucristo, el Señor. Dios le ha dado la plenitud, la totalidad, para que en él todas las cosas sean reconciliadas (cf. 1,12-20). Señor de la creación, Señor de la reconciliación.

Esta imagen nos ayuda a entender que Jesús es el centro de la creación; y así la actitud que se pide al creyente, que quiere ser tal, es la de reconocer y acoger en la vida esta centralidad de Jesucristo, en los pensamientos, las palabras y las obras. Y así nuestros pensamientos serán pensamientos cristianos, pensamientos de Cristo. Nuestras obras serán obras cristianas, obras de Cristo, nuestras palabras serán palabras cristianas, palabras de Cristo. En cambio, La pérdida de este centro, al sustituirlo por otra cosa cualquiera, solo provoca daños, tanto para el ambiente que nos rodea como para el hombre mismo.

2. Además de ser centro de la creación y centro de la reconciliación, Cristo es centro del pueblo de Dios. Y precisamente hoy está aquí, en el centro. Ahora está aquí en la Palabra, y estará aquí en el altar, vivo, presente, en medio de nosotros, su pueblo. Nos lo muestra la primera lectura, en la que se habla del día en que las tribus de Israel se acercaron a David y ante el Señor lo ungieron rey sobre todo Israel (cf. 2S 5,1-3). En la búsqueda de la figura ideal del rey, estos hombres buscaban a Dios mismo: un Dios que fuera cercano, que aceptara acompañar al hombre en su camino, que se hiciese hermano suyo.

Cristo, descendiente del rey David, es precisamente el «hermano» alrededor del cual se constituye el pueblo, que cuida de su pueblo, de todos nosotros, a precio de su vida. En él somos uno; un único pueblo unido a él, compartimos un solo camino, un solo destino. Sólo en él, en él como centro, encontramos la identidad como pueblo.

3. Y, por último, Cristo es el centro de la historia de la humanidad, y también el centro de la historia de todo hombre. A él podemos referir las alegrías y las esperanzas, las tristezas y las angustias que entretejen nuestra vida. Cuando Jesús es el centro, incluso los momentos más oscuros de nuestra existencia se iluminan, y nos da esperanza, como le sucedió al buen ladrón en el Evangelio de hoy.

Mientras todos se dirigen a Jesús con desprecio -«Si tú eres el Cristo, el Mesías Rey, sálvate a ti mismo bajando de la cruz»- aquel hombre, que se ha equivocado en la vida pero se arrepiente, al final se agarra a Jesús crucificado implorando: «Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino» (Lc 23,42). Y Jesús le promete: «Hoy estarás conmigo en el paraíso» (v. 43): su Reino. Jesús sólo pronuncia la palabra del perdón, no la de la condena; y cuando el hombre encuentra el valor de pedir este perdón, el Señor no deja de atender una petición como esa. Hoy todos podemos pensar en nuestra historia, nuestro camino. Cada uno de nosotros tiene su historia; cada uno tiene también sus equivocaciones, sus pecados, sus momentos felices y sus momentos tristes. En este día, nos vendrá bien pensar en nuestra historia, y mirar a Jesús, y desde el corazón repetirle a menudo, pero con el corazón, en silencio, cada uno de nosotros: “Acuérdate de mí, Señor, ahora que estás en tu Reino. Jesús, acuérdate de mí, porque yo quiero ser bueno, quiero ser buena, pero me falta la fuerza, no puedo: soy pecador, soy pecadora. Pero, acuérdate de mí, Jesús. Tú puedes acordarte de mí porque tú estás en el centro, tú estás precisamente en tu Reino.” ¡Qué bien! Hagámoslo hoy todos, cada uno en su corazón, muchas veces. “Acuérdate de mí, Señor, tú que estás en el centro, tú que estas en tu Reino.”

La promesa de Jesús al buen ladrón nos da una gran esperanza: nos dice que la gracia de Dios es siempre más abundante que la plegaria que la ha pedido. El Señor siempre da más, es tan generoso, da siempre más de lo que se le pide: le pides que se acuerde de ti y te lleva a su Reino.

Jesús es el centro de nuestros deseos de gozo y salvación. Vayamos todos juntos por este camino.

 

Papa Francisco: Adviento nos devuelve el Horizonte de Esperanza

En una Plaza de San Pedro típicamente invernal, y ante la
presencia de varios miles de fieles y peregrinos de numerosos países, el Papa
Francisco rezó el Ángelus del Primer Domingo de Adviento.

El Santo Padre explicó que inicia de este modo un nuevo año
litúrgico para el Pueblo de Dios en el que Jesucristo nos guía en la historia
hacia el cumplimiento de su Reino. Y agregó que esto nos hace experimentar un
sentimiento profundo del sentido de la historia, puesto que redescubrimos la
belleza de estar todos en camino: la Iglesia, con su vocación y misión, y la
humanidad entera, los pueblos, las civilizaciones, las culturas, todos en
camino a través de los senderos del tiempo.

El Obispo de Roma explicó que se trata de una peregrinación
universal hacia una meta común, que en el Antiguo Testamento es Jerusalén,
donde surge el templo del Señor, porque desde allí ha venido la revelación del
rostro de Dios y de su ley. Y así como en la vida de cada uno de nosotros
siempre hay necesidad de volver a partir, de volver a levantarse, de volver a
encontrar el sentido de la meta de la propia existencia, de la misma manera
para la gran familia humana es necesario renovar siempre el horizonte común
hacia el cual estamos encaminados.

¡El horizonte de la esperanza! Porque el tiempo de Adviento,
que nuevamente comenzamos, nos devuelve el horizonte de la esperanza, una
esperanza que no decepciona puesto que está fundada en la Palabra de Dios.

Antes de rezar a la Madre de Dios el Pontífice recordó que el
modelo de este modo de ser y de caminar en la vida, es la Virgen María. ¡Una
sencilla muchacha de un pueblo, que lleva en su corazón toda la esperanza de
Dios!  

Imagen de la Virgen María en Filipinas queda intacta a pesar de sufrir terremoto y tifón





Cuando en 2012 el

huracán Sandy arrasó la ciudad de Nueva York una de las imágenes símbolo que

sirvieron como motivación y esperanza para comenzar de nuevo fue una estatua de

la Virgen María que, no obstante la violencia de la naturaleza, quedó en pie. La

historia se repite ahora en la asolada Filipinas, país que ha padecido un

fuerte terremoto a mediados de octubre de 2013 y luego, en noviembre, el azote

feroz del tifón Haiyán -que provocó 10,000 muertos, 5 millones de afectados y

300 mil desplazados.


 





La imagen en pie ha

significado para miles de filipinos la cercanía de la madre que ve a sus hijos

sufrir mientras ella misma también sufre pero que se queda en pie para que

ellos no se desplomen moralmente. Y aunque seguramente no se trata de un

milagro estrictamente dicho, la estatua en pie de María no deja de ser un

aliento que inspira y sostiene precisamente cuando millones de personas más

necesitan ese apoyo y la figura de la mamá que consuela y, con su fortaleza,

anima a mirar el futuro. 





Reflexión en el inicio del Mes de María



Iniciamos un nuevo tiempo de “gracia”. Es el mes de noviembre y volveremos a escuchar con fervor los cantos y
las oraciones de nuestro entrañable “Mes de María”,  entonaremos con fuerza, “ venid y vamos
todos…”  y rezaremos a una sola voz: “¡oh
María durante el bello mes…”



Este es un tiempo en que sale lo
mejor de nosotros para ofrecer oraciones y sacrificios al Señor por manos de su
madre y nuestra también,  la Santísima Virgen
María.



Esas flores… que jamás pasan y
las coronas que no se marchitan que son las que espera de nosotros, sus hijos…
esas virtudes…



Todo un programa de vida, no sólo
para un mes, sino para esforzarnos, continuamente siendo en verdad sus hijos
predilectos.



Con toda propiedad, creo que
estas oraciones son toda una síntesis del Evangelio, ya que quien mejor que
ella nos puede enseñar el evangelio, que no es 
otro que su hijo, que nos regala el “sermón de la montaña”, en  Mateo, 5-6-7. El mismo
magnificat, canto que nace desde el fondo del corazón, que brota de lo más profundo de  su corazón humilde y agradecido, recordando
las historias de su pueblo, que es también su historia, es por ello que lo
realizado por el Señor en Ella, la llama a proclamar  la misericordia de Dios cada día, de
“generación en generación”.



Así esta proclamación se vuelve
tarea actual nuestra, salir con nuestro amor y devoción, extensión de ese amor
y devoto cuidado que Dios tiene con cada uno de los pequeños que quiere
atraer  hacia sí mismo.  Pero este salir queda muchas veces, descuidado,  ya que el llamado que nos hace nuestra madre,
“hagan lo que él les diga…” no se expresa en la respuesta de reconciliación
misericordiosa que se encuentra con los hermanos y que hacen parte de la gran
cruz de Cristo que estamos invitados a cargar con él en la medida de nuestras
fuerzas.



Tememos atravesar las montañas de
nuestras  seguridades e ídolos que nos
fabricamos, dejando de lado con esta actitud, a aquél de quien Ella se hizo su
“sierva”.



Esas son las flores y coronas que
ella espera de nosotros, escuchar de nuestros labios no sólo nuestros cantos y
oraciones, sino también ver, nuestras obras. Obras y coronas que no se
marchitan.



 Obras que el Señor quiere realizar hoy en
nuestra patria, siendo nosotros como su madre, instrumentos dóciles en sus
manos, para que seamos los labios, manos, pies, y ojos  del Señor.



Labios que hablan de misericordia,
de perdón, manos que bendicen, que se extienden abiertas para levantar al que
está caído y nunca para mostrar el dedo acusador o un gesto agresivo, ojos que
son misericordiosos, pies que “salen para hacer líos…” o para ir a las
“periferias”, de la vida propia o la de los hermanos, nuestros prójimos,
especialmente en este tiempo de misión, que nos llama el Señor, por medio del
Papa Francisco y de nuestros obispo, después de haber  trabajado y renovado nuestra fe, en Dios
nuestro padre, en su hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo, del que nuestra
madre se mantuvo estuvo siempre fiel y 
“llena de él”.



Oremos por nuestra patria,
especialmente en estos días para que nuestra madre María, como en el
“cenáculo”, nos regale el espíritu de sabiduría y docilidad, y así podamos discernir
cuál es el proyecto de país que Dios quiere,para nuestra patria y las futuras
generaciones.



Especialmente, ante pasos tan
trascendentales como son las próximas elecciones, preguntémosle al Señor, ¿qué
quieres que haga?, recordando que la construcción de nuestra” patria es tarea
de todos y con todos”.



Que podamos decirle al final del
mes : “nosotros venimos a ofreceros con estos obsequios que traemos a vuestros
pies…” y ciertamente ella nos presentará 
a su “divino hijo…” para hacer en verdad su voluntad para nuestras vidas
durante todo el año y cada año mientras él quiera y necesite de nosotros en su
servicio.



Con estos deseos y no olvidando
que este mes de María nos prepara también para el tiempo de Adviento, en que
celebramos el nacimiento del salvador, fruto del vientre inmaculado, de la
virgen madre, que ella ruegue por nosotros y nos colme de alegría y esperanza
para el porvenir. Que esto sea así, para todos y cada uno de ustedes.



Les bendice con afecto, su
asesor.



Pbro. Pedro Narbona, hermano
mayor de la Cofradía.



Masiva Convocatoria a Procesión de la Virgen del Carmen

En este artículo puede encontrar las homilías de Monseñor Contreras .

Con banderas chilenas, pañuelos blancos y calles engalanadas de flores, 50 mil personas  se congregaron la tarde del domingo 29 de septiembre  en la Plaza de Armas para peregrinar hasta el museo de Bellas Artes guiadas por la imagen de la Virgen del Carmen Patrona Reina y Madre de nuestro país.







Esta es una Tradición que se remonta al año 1830 con el objeto de coronar el mes de la Patria con un día de Oración por Chile.







El grupo de peregrinos salió del radio de la Catedral Metropolitana y avanzó por las calles Catedral, Morandé, Agustinas y Santa Lucía para culminar en José Miguel de la Barra con una misa al frente del museo Bellas Artes donde se levantó un gran altar.







En medio de cánticos y alabanzas, la imagen de la Virgen del Carmen llegó al escenario rodeada de familias completas, comunidades  parroquiales, representaciones de colegios católicos, movimientos apostólicos, fuerzas  armadas y de orden y grupos de baile que homenajeaban a la reina de Chile.







Monseñor Cristián Contreras, obispo auxiliar de Santiago y quien presidió la Santa Misa -en reemplazo de monseñor Ricardo Ezzati, quien se encuentra fuera del país- destacó en su homilía un llamado a la reconciliación y a la búsqueda de la verdad y la justicia: “En un momento de Cruz está la Virgen, madre del Señor para ofrecer la eucaristía por la paz, el entendimiento, el reencuentro y la reconciliación de los chilenos”,  señaló.

Homilía de Monseñor Contreras en Misa Procesión

 



PROCESION DE LA VIRGEN DEL CARMEN



Domingo 29 de septiembre de 2013



+Cristián
Contreras Villarroel



Obispo Auxiliar
de Santiago



Vicario General



 



Queridas hermanas y hermanos: ya el año pasado, presididos por
nuestro Arzobispo, don Ricardo Ezzati, hicimos el mismo recorrido de esta
procesión de la Virgen del Carmen. Hemos visto las calles engalanadas con
flores y banderas; pero sobre todo con la presencia multitudinaria de todos
ustedes.



 



Ante todo quiero hacerme nuevamente eco del saludo cordial de
nuestro Arzobispo, actualmente visitando a su familia natal en Italia,
disfrutando de unos pocos días de descanso que no ha tenido en estos años.



 



Mi saludo cordial a monseñor Pedro Ossandón, obispo auxiliar, y a
monseñor Juan Antonio Cruz Serrano, Secretario de la Nunciatura Apostólica.



*
* *



 



Desde los inicios de la vida cristiana en esta tierra del fin del
mundo, al pié del cerro Huelén, tal como nos encontramos esta tarde, la
presencia de la Virgen María ha guiado nuestros pasos. Fue la imagen bendita
que llegó a Chile junto a don Pedro de Valdivia y, más tarde, la devoción de la
Virgen del Carmen que fecundó la oración de las Carmelitas que ofrecen su vida para
interceder por la Patria, para interceder por nosotros.



 



No es el momento para hacer la historia de esta devoción tan
querida, pero siento una enorme deuda de gratitud con la Virgen del Carmen y
con la multitud de los creyentes que año a años se dan cita en esta procesión
para orar por Chile.



 



En Ustedes, los presentes, veo la fe de nuestros abuelos y de
nuestros padres y les rindo homenaje por habernos legado esta fe que no decae,
ni siquiera a la hora de la Cruz: “mujer,
ahí tienes a tu hijo
”. Y por eso siento en el alma la misión de transmitir
esta devoción a la próxima generación, para que nunca falta en el alma de la
Patria el amor por la Virgen María: “hijo,
ahí tienes a tu madre
”. Gracias infinitas a las Camareras de la Virgen del
Carmen. Ustedes son verdaderas madres en la fe.



 



Hermanos y hermanas, muy queridos, estamos llegando al final del
año de la fe a la cual nos invitó el Papa Benedicto XVI con su palabra y con su
testimonio. Por la fe nos invitó y por la fe renunció a su cargo, para dejar
abierto el camino a lo que el Espíritu de Dios quisiera realizar. ¡Qué gran
hombre! ¡Qué gran sacerdote! ¡ Qué gran Papa!



 



El báculo de la fe pasó a manos del Papa Francisco quien también
nos ha dado testimonio de una fe madura, gozosa y misionera. Precisamente en
estos días, el Papa Francisco ha dicho sobre María que si queremos saber quién
es María, se lo preguntemos a los teólogos, pero si queremos saber cómo se ama
a María, nos fijemos en la fe del pueblo que la ama y que la invoca. Esta
asamblea pública, Ustedes hermanos y hermanas queridas, confirman la certeza
del Papa Francisco, ya que en este recorrido de la fe, desde la Catedral hasta
la mesa del Altar, no nos hemos cansado de orar a María, de cantar a María, de
amar a María, la Virgen Santísima.



 



Y no sólo eso, en encuesta reciente sobre la fe de los chilenos
tuvimos el agrado de saber que más del 80% de los chilenos, católicos y no
católicos, creyentes y no creyentes, saben que la Virgen del Carmen nos ha
asistido en momentos difíciles de nuestra Patria.



 



Hoy nos encontramos en un momento complejo, por momentos
difíciles, tanto en nuestra convivencia cotidiana como en situaciones más
específicas de un pueblo que enfrenta nuevas elecciones y que no termina de
asumir su pasado. Es un momento de cruz. Y junto a la Cruz del Señor está
María, la Madre del Señor, la Virgen del Monte Sinaí, la Virgen del Monte
Carmelo. Razón de sobra para ofrecer la Eucaristía por la paz, el
entendimiento, el reencuentro y la reconciliación de los chilenos. Eso también
se lo debemos a la generación siguiente que recibirá de nuestras manos el amor
o el odio que hayamos sido capaces de sembrar.



 



Nuestra procesión, hermanos y hermanas, no termina en el año de la
fe. La fe auténtica se abre de par en par en el corazón de los creyentes, para
comunicar a otros los amores y certezas más profundas que nosotros hemos
recibido. Y ese amor y esa certeza de llama Jesús, hijo de Dios e hijo de
María, nuestro Salvador. Por eso, al año de la fe, sigue el año de la misión
territorial para que no haya persona ni hogar que deje de recibir el Evangelio
de Jesús. Esta no será sólo una misión que comprometa a algunos de nosotros,
sino a todo el Pueblo de Dios.



 



Si la fe de uno solo, como el Papa Francisco, en pocos meses ha
hecho resonar con alegría y novedad el nombre del Señor; si los gestos humildes
de uno solo, como nuestro Papa emérito Benedicto XVI, se han multiplicado por
el mundo suscitando admiración ilimitada, ¿por qué no hacerlo con la fe  de nuestras comunidades eclesiales anhelantes
de ir a anunciar a Jesucristo? La Misión territorial nos dará la oportunidad
para ponerla al servicio de la Iglesia y de nuestra Patria tan amada.



 



Al hacer esta invitación, escucho en lo más profundo del corazón
la palabra de María: “Hagan lo que El
les diga
”, dijo la Virgen en las Bodas de Caná. Y antes por esa misma fe su
prima Isabel le dijo la más hermosa de las bienaventuranzas: “Feliz tú que has creído”. Por esa fe de
María, Madre y Misionera, esta tarde escucho a esa mujer del evangelio que
irrumpe en una alabanza exclamando a Jesús: “Bendito el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron”.



 



Gracias queridas Camareras de la Virgen; gracias Virgen Santísima.
Gracias a todos quienes han querido dar un testimonio público de nuestra fe en
Jesús su hijo bendito a quien damos honor y gloria por los siglos de los
siglos. Amén.

 

 



HOMILÍA MAIPÚ



DOMINGO DE
ORACIÓN POR CHILE



29 de septiembre
de 2013



 



(Con presencia de
dos candidatos presidenciales, de candidatos al Congreso Nacional y a los CORE)



 



 



 



A pocos días de haber iniciado
su ministerio Petrino, el Papa Francisco confidenció el por qué de su nombre.
Este le vino como una inspiración de lo alto, en el momento en que los votos de
los cardenales lo elegía como Papa. Un cardenal brasilero le dijo: “no te olvides de los pobres”. Y esa
advertencia fraterna caló hondo en el corazón del Papa. Por eso al pedírsele
qué nombre escogía dijo: “Francisco”, en memoria del “poverello” de Asís, el santo de la paz, del amor a los pobres, del
amor a la creación.



 



Me parece que este sencillo e
inspirado hecho, nos puede ayudar mucho en este Domingo de Oración por Chile,
por su pueblo y sus autoridades, donde Jesús nos dice que los pobres serán
consolados.



 



Ser autoridad es una grave responsabilidad;
por eso San Pablo -lo escuchábamos  el
domingo pasado- recomendaba “que se hagan
oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los
soberanos y por todas las autoridades, para que podamos disfrutar de paz y de
tranquilidad
” (1 Tim 2, 1ss).



 



La Iglesia a lo largo de la
historia no ha desobedecido esta recomendación del apóstol Pablo, y tampoco la
Iglesia que peregrina en Chile. Por eso, esta mañana nos reunimos en el Templo
Votivo de Maipú, tierra de encuentro, en la casa de Nuestra Señora del Carmen,
para orar por nuestro Chile. También, en pocas horas más, en pueblo católico se
reunirá en la Plaza de Armas para la tradicional procesión de la Virgen del
Carmen por las calles céntricas de la ciudad y que culminará con la Misa en la
explanada del Museo de Bellas Artes.



 



La doctrina de la Iglesia nos
enseña que “toda autoridad proviene de
Dios”.
Es una afirmación compleja y que puede ser mal interpretada. Por eso
debemos entender bien esta afirmación, porque si efectivamente toda autoridad
proviene de Dios, eso no significa que quienes estamos constituidos en
autoridad la ejerzamos siempre al modo de Dios. Dios Padre es la perfecta
autoridad porque es el creador de la vida, la promueve, la cuida. En la
tradición del Antiguo Testamento, Dios es presentado como el garante y
protector del huérfano, de la viuda, del forastero y del pobre.



 



Autoridad es ser “padre” y
“madre”, y es ser “pastor”. En efecto, pastores en el Antiguo Testamento eran
los sacerdotes, los reyes, los jueces y todos quienes tenían autoridad en el
ámbito civil y religioso. Hoy lo son o debieran serlo los papás, las mamás, los
profesores, los sacerdotes, los miembros de las instituciones de la Patria, los
políticos. Nos alegra, por eso, la iniciativa de la pastoral del Santuario de
Maipú de convocar en este día a hombres y mujeres que quieren servir a Chile
desde la política.



 



Jesús nos invita a construir la
casa sobre la roca firme de su Palabra. La casa es también la patria, la
nación, aquel lugar donde vive, se reúne, crece y se desarrolla la familia. En
este caso, es la inmensa familia chilena, una familia de hijos e hijas con una
vocación común de fraternidad y comunión, con vocación de entendimiento y no de
enfrentamiento.



 



* * *



 



Sabemos que “a Dios nadie lo ha
visto jamás”; y que “el Hijo único, que es Dios y que está en el seno del
Padre, nos lo ha contado” (Jn 1, 18). Toda la vida de Jesús es revelarnos ese
rostro de Dios Todopoderoso e invisible. En la imagen del Buen Pastor, él nos
muestra y enseña cómo debe ejercerse la autoridad al modo de Dios. Es bueno
recordar los anatemas del profeta Ezequiel contra los malos pastores y el
anuncio de que un día, Dios vendrá en persona a mostrar cómo se es pastor (cfr.
Ez 34). Por eso, no es de extrañar que los Evangelios nos hablen de que Jesús,
el enviado del Padre Dios, sintió lástima de la muchedumbre “porque estaban
como ovejas sin pastor”. Es así que Jesús se presentará él mismo como figura
auténtica del pastor, es decir, con la autoridad de Dios: “Yo soy el Buen Pastor” (Jn 10, 11).



 



Es responsabilidad de todos los
que son autoridades con mandato de la ciudadanía, superando los partidismos e
ideologías, procurar ser los “éticos” de la “polis”, es decir, los primeros
testigos y “hacedores” de la ética de la ciudad.



 



Chile es una patria de hombres
y mujeres creyentes. El anhelo de Dios se debe verificar en la construcción de
una sociedad basada en la verdad acerca de la persona humana. Esta verdad es la
consideración absoluta de su dignidad de persona, del respeto básico de sus
derechos a la vida y al desarrollo pleno, en libertad, de todas sus
capacidades. Dios quiere hombres y mujeres libres y liberados de cualquier
obstáculo que les impida vivir la dignidad de su condición humana. La promoción
y el respeto de esos derechos han pasado y pasan actualmente de manera
inexorable por el aporte que desde el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo
puedan realizar quienes hoy se presentan para ser elegidos por los ciudadanos,
buscando esa roca firme de la verdad y la justicia.



 



* * *



Esta convicción profunda acerca
de la verdad del hombre ha impulsado siempre a la Iglesia a defender la vida,
desde la concepción hasta su muerte natural, y a promover la familia, basada en
la unión de varón y mujer, como núcleo esencial de la sociedad. Lo hizo con
especial ahínco cuando no hubo Poder Legislativo que ayudara a resguardarla, y
lo sigue haciendo hoy cuando diversas corrientes de pensamiento amenazan la
solidez de estas realidades que nos dio por baluarte el Señor. La Patria
chilena contará siempre con la voz de la Iglesia y de las confesiones
cristianas para iluminar la vida social. Los políticos tendrán también a su
disposición nuestra colaboración eclesial para fortalecer todo aquello que
ennoblezca y dignifique a quienes nacen, viven, sirven y mueren en y por
nuestra Patria.



 



Volvamos nuestro oído al
evangelio de hoy, teniendo como telón de fondo la frase dicha al Papa
Francisco: “no te olvides de los pobres”.



 



En las bienaventuranzas de San
Lucas leemos: “Bienaventurados ustedes los pobres, porque de ustedes es el reino de
Dios. ¡Ay de ustedes los ricos, porque ya ha tenido su consuelo
” (Lc 6,
20.24). La formulación de esta antítesis parece reflejarse perfectamente en la
parábola del Evangelio de hoy con sus dos personajes que ven cambiar de modo
absoluto su situación.



 



Lázaro, pobre, cubierto de
llagas, hambriento, muere y es llevado por ángeles al seno de Abraham; el rico,
vestido de púrpura y lino finísimo y que banqueteaba todos los días, murió y
fue sepultado. Ese es su final.



 



La situación del pobre para el
reino de Dios no es indiferente. El pobre necesita de la intervención de Dios;
el rico en cambio es pagado de si mismo. Pero tiene una salida misericordiosa,
hacer de sus posesiones un medios de solidaridad y de caridad.



 



El rico, en su lugar de muerte,
pide la intervención prodigiosa de Dios enviando al pobre Lázaro para advertir
a sus cinco hermanos que cambien de estilo de vida; pero no le es concedida
porque para esa conversión “tienen a Moisés y a los profetas” y si  nos los escuchan “aunque resucite alguno de
entre los muertos, tampoco se convencerán”.



 



Esto es un llamado a tener presente
en nuestras decisiones de vida la Palabra de Dios y sobre todo la Palabra hecha
carne, Jesucristo, el Señor.



 



El beato Papa Juan Pablo II que
visitó esta tierra de encuentro y este santuario de la Virgen del Carmen
pronunció una oración que está grabada en sus muros: “¡Santa María, Madre de
Cristo, Madre de Dios y Madre nuestra! Bajo tu amparo nos acogemos; a tu
intercesión maternal nos confiamos (…). ¡Virgen del Carmen de Maipú, Reina y
Patrona del pueblo chileno! A ti corazón de Madre encomiendo la Iglesia y todos
los habitantes de Chile (…) Que bajo tu protección maternal, Chile sea una
familia unida en el hogar común”.



 



Pidamos esta gracia para los
chilenos. La Virgen María escuchó la voz del ángel y creyó lo que le había
dicho. Por eso su prima Isabel hará el elogio más grande de una creatura
humana: “Dichosa, bienaventurada tú que has creído”.  Y que Chile por el aporte de los creyentes sea
“una mesa para todos”.



Así sea.



 



 



 



 



 





 





 

Virgen del Carmen visita colegios SIP

 
                 Durante todo el 2º semestre la imagen de la Virgen Peregrina ,replica fiel de la que corona el altar de la Parroquia del Sagrario ,en la Catedral de Santiago ,visita la red de colegios de la Sociedad de Instrucción Primaria,siendo recibida con actos folclóricos,mucha alegría y amor.
                 La idea es que los niños la conozcan ,la acojan ,y sepan que en cada visita,su madre les lleva algo especial,para ellos ,su familia y su comunidad escolar y a través de ellos difundir y hacer crecer la devoción  a nuestra Reina y Madre en las familias chilenas

Chile celebra a la Virgen del Carmen

Una vez más, el pueblo chileno demostró el gran amor
que tiene a la Santísima Virgen del Carmen ,su Reina y Madre, y que deposita en Ella
su confianza .

A lo largo de todo Chile, los templos y capillas estuvieron llenos de
fieles, también los grandes Santuarios como el de La Tirana donde a pesar de
todas las dificultades acudieron más de 200 mil  personas. A Maipú  fueron 80 mil fieles. En la Parroquia El Sagrario,que también es Su Santuario, desde la Misa de
9 horas estuvo siempre repleto. La Eucaristía de las 11 horas fue presidida
por el Cardenal  Monseñor Francisco Javier Errázuriz y concelebrada por
Monseñor Manuel Camilo Vial, por el padre Pedro Narbona, párroco de El
Sagrario, por el padre Guianluca Roso, director de las Obras Misionales
Pontificias, y por el padre Miguel Oñate, superior de los Misioneros Combonianos. Antes de cada Eucaristía  se rezó el Santo Rosario y después se impuso el Escapulario a los fieles, llegando a imponerse más de
2 mil escapularios. La Iglesia se llenó de flores que le llevaban de regalo y se
vivió un ambiente de mucha devoción y alegría   

Misa de desagravio


Ante los hechos vandálicos producidos por manifestantes de la marcha pro aborto en la Catedral Metropolitana nuestro Arzobispo, Monseñor Ricardo Ezzati, ha convocado a una misa de desagravio este miércoles 31 a las 12:30 en la Catedral.Invitamos a todas las Camareras a participar de esta Eucaristía. Como servidoras de la Madre de Dios y de la Iglesia acompañemos a nuestras autoridades eclesiásticas y a todos los fieles que quieran testimoniar su Fe, respeto y profundo amor a nuestra querida Iglesia, en este momento de tristeza y dolor.No habrá Santa Misa a las 11:00 en El SagrarioCariños,
Cofradía del Carmen

Virgen del Carmen en Isla Quiriquina

“El día Viernes 12 del presente,  arribó a la Escuela de Grumetes la Imagen de La Virgen, con lo que se completa la reconstrucción de la Capilla Naval “Nuestra Señora del Carmen” en la Isla Quiriquina que fue destruida en el terremoto del año 2010. Todo el proceso de reconstrucción fue liderado por quién fuera su director, el Capitán de Navío Sr. Enrique Marín P. Después de embarcar en el Transbordador “Meteoro”, fue recibida en el muelle de la escuela y trasladada por grumetes al patio de honor. En ese lugar se la invistió con la banda de Almirante, donada por el Almirante (R) Matías Purcell E.. La bendijo el Obispo Castrense, Monseñor Juan Barros M.. Se le rindió los Honores correspondientes por parte de la unidad de presentación y fue trasladada en procesión a la Capilla Naval, donde se celebró la Misa del Día de la Espiritualidad de las F.F.A.A.. La imagen fue donada por la generación de grumetes 2012, con el apoyo de oficiales de la Reserva Naval.”

Novena de la Virgen del Carmen

Novena a la Virgen del Carmen

La Novena a la Virgen del Carmen, se refiere a los 9 días que anteceden a la celebración del Día de la Virgen del Carmen el 16 de julio. Se realiza desde 8 al 16 de julio y consiste en rezar la oración de la Virgen del Carmen por Chile cada día para preparar el alma y el espíritu para conectarse con ella, con su amor y su mensaje el día de la celebración y se prepara a los fieles para la imposición del escapulario. Ella quiere proteger en la vida y sobre todo en la hora de la muerte a cada uno de sus hijos.
De esta manera se hace un reconocimiento público a la importancia de Nuestra Señora del Carmen en nuestra patria, pues hasta hoy se le sigue invocando como Reina y Madre.

El sábado 13 de julio habrá Misa a las 11 y a las 17:30. El domingo 14 de julio las Misas serán a las 9 y 13 y horas.
El martes 16 de julio, día de la Santísima Virgen del Carmen, habrá Misa a las 9, a las 11 presidida por el cardenal Errázuriz, a las 13, a las 16, a las 17 y 19 horas siempre precedidas por el rezo del Rosario y finalizada con imposición del escapulario.

 



 



 

Ser Camareras no es algo de status

Ser Camarera no es algo de status.




Es un llamado, una vocación como todas en esta familia que formamos por medio de la Iglesia, no es por ser mejor o peor, sino por “pura gracia”.




Sí esto, no está claro o no me abro a este paso del Señor, por la Historia de fe, en  mi vida, personal y de cara a las comunidad que espera el testimonio de fe. Es bueno tomarse un tiempo y meditar, el paso, que se está dispuesta a dar, para crecer como hija de Dios, como cristiana, como persona y servir a los demás.




Al ingresar como camareras, se comprometen a reflejar como María del Carmen, los rasgos de Cristo Jesús.




Este compromiso nos exige tomar en serio la renovación de nuestro propio Bautismo y así como por este sacramento estamos llamados a ser hombres nuevos, otros Cristo, con la s. vg. María la mujer nueva, la nueva Eva, están llamadas a reflejar como ella, y difundir el “suave olor de Cristo”.




Ustedes serán otras Carmen, otras  María, que por el mundo irán difundiendo como Ella, ese suave olor de Cristo, camino de servicio y entrega, solidaridad y acogida maternal, difundiendo ese ambiente sobrenatural, que siempre estará, más allá de los criterios del mundo, porque serán acompañadas por aquella que es el Trono de la Sabiduría, las guiará aquella Sabiduría que es Cristo mismo, el Hijo de Dios y de María, por el cual ustedes  vivirán una vocación compartida, de ser hijas de Dios y de María porque ellos, cada cual en su rol (Dios como Padre creador y dador de Gracia; y María como madre del Verbo, madre de la Fe), también nos han engendrado a nosotros en la vida divina, para que vivamos con los criterios de la sabiduría de Dios.




Si bien el ser camarera, según nos narra la historia nace para el cuidado externo y alhajamiento de la imagen de  Nuestra Señora  Del Carmen, no hay que perder de vista, que esto tiene su sentido solamente cuando descubrimos que nosotros somos esas joyas, ya que esa superficie, ese exterior, que adorna a nuestra Madre no quiere representar el triunfalismo humano, sino la interioridad de una Mujer que quiso ser siempre la Esclava del Señor… su servidora, por lo que la belleza de los adornos, para hacerle justicia sólo puede representar la belleza de nuestros esfuerzos por ser mejores hijos e hijas, esforzándonos por dar vida a ese escapulario, que llevaremos dignamente, que es presencia de Nuestra Señora del Carmen.




Esto es lo que nosotros haremos vida, a través de nuestra entrega generosa a tantos hijos e hijas de María, que esperan que les mostremos el rostro amoroso de Cristo, y con nuestro testimonio mostremos que hacemos lo que Él nos dice….




Nuestras herramientas serán las de María, la Oración, la Palabra de Dios, la Eucaristía, el rezo del Santo Rosario, la meditación, tener los ojos fijos en la Madre,  que es tener los ojos fijos en Jesús, que son  esos ojos misericordiosos.




Porque nosotros como María y al decir del Apóstol Pablo, somos su Carta escrita para los demás y como Nuestra Señora del Carmen, somos la gloria y la Corona de Cristo, como lo fue María, primer sagrario, primera discípula, oyente, misionera, Madre de la humanidad por la adopción de Dios en Cristo y su sacrificio. Iremos así por las calles de nuestra ciudad consagrándolas con nuestro caminar y testimonio, porque serán el caminar y el testimonio de Cristo y de María, que visitan y ayudan a los demás.




Consagrando nuestros hogares, familias amistades, trabajos,  aunque sea en el silencio, como lo hizo María.




Que todos puedan decir después de nuestro pasar por la vida, que por aquí pasó una cristiana camarera, una carmelita camarera, esa es nuestra tarea, y no solo el llevar con orgullo nuestro escapulario, no dependiendo que nos vean con el, para que reconozcan el que son Camareras, que realizando buenas obras como Cristo y María para que los hombres viendo nuestras buenas obras, alaben y den gloria al Padre que está en los cielos.




 

Corpus Christi en el Año de la Fe

Columna del Pbro. Pedro Narbona, párroco de El Sagrario y Hermano Mayor de la Cofradía del Carmen

La celebración de Corpus Christi en este Año de la Fe, como dijo el Papa Emérito Benedicto XVI, es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo, además, en su misma carta Porta Fide añade: “Será una ocasión propicia para  intensificar las celebración de la fe en la liturgia y de modo particular en la Eucaristía que es la cumbre a la  que tiende la acción de la iglesia y también la fuente de donde emana toda su fuerza. Esperamos que el testimonio de vida de los creyentes sea más creíble”. Respondemos también a unirnos con toda la Iglesia universal en esta expresión de fe, que nos lleva a caminar por nuestras calles de Santiago, recorriendo nuestra historia de evangelización junto a las cuatro órdenes religiosas más antiguas de nuestro Santiago,  San Francisco, San Agustín, La Merced y Santo Domingo, culminando en nuestra Iglesia Catedral.

Es una manifestación del culto como prolongación de la eucaristía, que los cristianos celebramos siempre. Considerando que ella no se agota con el culto de adoración -aunque es su centro- si no que se prolonga en el culto eucarístico fuera de la misa. Con esta celebración, como Iglesia queremos manifestar que es el centro de la vida de cada uno de los cristianos católicos y de toda la actividad apostólica. La iglesia crece y vive por la eucaristía.

Cristo presente bajo las dos especies sacramentales, es el Emmanuel, es decir, el Dios con nosotros. Al venerar a Cristo presente en el sacramento de la eucaristía, recordamos que esta presencia nos viene del sacrificio de la misa y que nos invita al mismo tiempo, a la comunión sacramental.

La invitación es a participar activa y conscientemente en esta celebración de fe; que es este el Señor y Salvador en quien creemos y nos invita a hacer de nuestra fe.  “Una fe profesada, celebrada, vivida y rezada”. No olvidando que, especialmente nuestra familia, como “Iglesia doméstica”, está cimentada y se construye en la celebración del sacramento, no sólo del matrimonio, sino también  de la Eucaristía. Por eso,  nuestro compromiso como familia y colegio, es a participar en el templo San Francisco, celebrando la misa con nuestro Arzobispo, monseñor Ricardo Ezzati, y posteriormente, acompañar en procesión el paso del Señor Sacramentado,  por nuestra ciudad.

Papa Francisco y Pentecostés

Papa Francisco I y Pentecostés:


“No se puede entender la vida del cristiano sin el Espíritu Santo”


 


“El Espíritu Santo es nuestro amigo  compañero de camino y nos dice dónde está Jesús”. Así lo ha explicado el santo padre con ocasión de la proximidad de la fiesta de Pentecostés, subrayando también la importancia del examen de conciencia en la vida de todo cristiano.


El santo padre ha hablado sobre el Espíritu  Santo señalando que es “justamente Dios, la Persona de Dios, que da testimonio de Jesucristo en nosotros”. Ha indicado también la protección del Espíritu Santo que “Jesús llama Paráclito”, “o sea aquello que nos defiende”, que ”siempre está a nuestro lado para sostenernos”.


El Papa Francisco  ha recordado que no se puede entender la vida cristiana sin la presencia del Espíritu Santo: no sería cristiana. Sería  una vida religiosa, pagana, piadosa, que cree en Dios, pero sin la vitalidad que Jesús quiere para sus discípulos. Y aquello que da la vitalidad es el Espíritu Santo, presente”. Y a añadido que el Espíritu “da testimonio “de Jesús para que nosotros podamos darlo a los demás.”


El santo padre recalcó que el Espíritu Santo nos abre el corazón para conocer a Jesús. Sin Él no podemos conocer a Jesús .Nos prepara al encuentro con Jesús .Nos hace ir por el camino  de Jesús .El Espíritu Santo actúa en nosotros durante todo el día ,durante toda nuestra vida ,como testimonio que nos dice dónde está Jesús.


El santo padre quiso pedir “ la gracia de acostumbrarnos a la presencia de este compañero de camino ,el Espíritu Santo ,de este testimonio de Jesús que nos dice donde está Jesús ,que cosa nos dice Jesús .Tenerle cierta familiaridad :es un amigo “.Y recordando las palabras de Jesús ‘No ,no te dejo solo, te dejo a Éste’, ha proseguido Jesús nos lo deja como amigo”.


Para finalizar su mensaje ha invitado a “que antes que termine la jornada tengamos la costumbre de preguntarnos: ¿Qué cosa ha obrado el Espíritu Santo e mí hoy? ¿Qué testimonio me ha dado? ¿Cómo me ha hablado? ¿Qué me ha sugerido?’. Ya que el Espíritu Santo es “presencia divina que nos ayuda a ir adelante en nuestra vida de cristianos Pidamos hoy esta gracia. Y esto hará que, como lo hemos hecho en la oración, en cada momento tengamos presente  la fecundidad de la Pascua”.

Misericordia. La primera encíclica del Papa Francisco





La primera gran encíclica de Francisco es un

sermón dominical de algunos minutos. El nuevo Papa lo pronuncia improvisando,

desde el ambón de la pequeña iglesia parroquial de Santa Ana, dentro de las

murallas del vaticano: «El mensaje de Jesús es la misericordia. Para mi, lo

digo humildemente, es el mensaje más fuerte del Señor».





Vivimos en una sociedad que nos acostumbra

cada vez menos a conocer nuestras responsabilidades y a hacernos cargo de

ellas: los errores, de hecho, los cometen siempre los otros. Los inmorales son siempre

los otros, la culpa es siempre de algún otro, nunca nuestra. Pero vivimos a

veces también la experiencia de un cierto clericalismo de regreso concentrado

solo en «regularizar» las vidas de las personas, a través de la imposición de

requisitos previos y prohibiciones que sofocan la libertad y hacen más pesado

el ya fatigoso vivir cotidiano. Listo para condenar, en vez acoger. Capaz de

juzgar, pero no de inclinarse ante las miserias de la humanidad. El mensaje de

la misericordia, corazón de esta primera encíclica no escrita del nuevo Papa,

abate al mismo tiempo ambos clichés.





El Papa Francisco ha comentado el fragmento

evangélico de la adúltera, la mujer que los escribas y los fariseos querían

lapidar como prescrito por la ley mosaica. Jesús le salva la vida, pidiendo a

quien estuviera libre de pecado que tirara la primera piedra: se marcharon

todos. «Tampoco yo te condeno; vete y de ahora en adelante no peques más».





El Pontífice, refiriéndose a los escibas y a

los fariseos que habían llevado a la mujer que tenía que ser lapidada ante el

Nazareno, dijo: «A nosotros a veces, nos gusta apalear a los demás,

condenarlos».





El primer y único paso necesario para hacer

experiencia de la misericordia, ha explicado Francisco, es reconocerse

necesitados de misericordia. «Jesús ha venido por nosotros, cuando nosotros

recomemos que somos pecadores», ha dicho. Es suficiente no imitar a ese fariseo

que ante el altar daba gracias a Dios por no ser «como todos los demás

hombres». ¡Si somos como ese fariseo, si nos creemos justos, «no conocemos el

corazón del Señor, y no tendremos nunca la alegría de sentir esta

misericordia!». Quien está acostumbrado a juzgar a los demás, a sentirse

tranquilo, a considerarse justo y bueno, no advierte la necesidad de ser

abrazado y perdonado. Y en cambio hay quien lo advierte pero piensa que es

irredimible, por el excesivo mal cometido.





El Papa al respecto, ha contado un dialogo

que tuvo lugar en el confesorario cuando un hombre, escuchando esta palabra

sobre la misericordia, respondió a Bergoglio: «¡Oh, Padre, si usted conociera

mi vida, no me hablaría de este modo! ¡Las he hecho buenas yo!». Y él

respondió: «¡Mejor! Vete donde Jesús: a él le gusta que le cuentes estas cosas!

Él olvida, Él tiene una capacidad especial para olvidar. Olvida, te besa, te

abraza y te dice solamente: "Tampoco yo te condeno; vete y de ahora en

adelante no peques más". Sólo te da ese consejo. Tras un mes, estamos en

las mismas condiciones... Volvemos al Señor. El Señor nunca se cansa de

perdonar: ¡nunca! Somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón. Y

pidamos la gracia de no cansarnos de pedir perdón, porque Él no se cansa nunca

de perdonar».





Dios no se cansa nunca de acoger y perdonar,

si únicamente reconocemos que estamos necesitados de su perdón. Esta es la

primera gran encíclica no escrita del nuevo Papa. Se dirá: pero esto es desde

siempre el corazón del mensaje cristiano. Y sin embargo desde hace cuatro días

las  palabras simples y profundas de Francisco son una bocanada de

oxígeno. Para muchos. Precisamente porque presentan el rostro de una Iglesia

que no recrimina a los hombres sus fragilidades y sus heridas, sino que las

cura con la medicina de la misericordia.

Gentileza de Andrea Tornielli, Vatican Insider, La Stampa, Italia.



Meditación Para Semana Santa: Nuestro Camino Hacia la Pascua, 2013



Para vivir profundamente en la Fe esta Semana Santa el padre Pedro Narbona nos envía esta maravillosa reflexión para meditar en familia en estos días de recogimiento.

Después de haber vivido cuarenta días de
desierto cuaresmal, con Jesús y muchas veces experimentando la sed, el
cansancio, la tentación, querer volver hacia atrás.



Hoy, estamos empezando a llegar a buen
puerto, con Cristo hemos atravesado el gran pórtico de la Semana Santa,
celebrando el Domingo de Ramos.



Fiesta muy popular, que celebra la entrada
de Jesús en Jerusalén, donde es aclamado por las multitudes, como Rey, como
aquel que trae la paz, no solo la que deseaba el mundo Hebreo en los tiempos de
Jesús, sino la que deseamos los hombres de todos los tiempos.



Con Jesús nos encaminamos hacia la “Pascua”
(paso), estamos presentes en la casa de Lázaro, donde María, hermana de Lázaro,
lava los pies de Jesús, un gesto profético de su “sepultura”  como lo 
adelanta el mismo Jesús, frente a las críticas de Judas y algún otro
Apóstol.



Más tarde el Señor tiene la delicadeza de
invitarnos a la Cena con los suyos, donde somos testigos de los más profundos
sentimientos humanos de Jesús, por su primera comunidad, como también con todos
nosotros.



Nos habla de su “hora”, de su
“glorificación”, en definitiva la “hora” de la Cruz, vemos en los Evangelios,
como en estas horas, las muestras de amor, de delicadeza, para con nosotros en
la persona de los Discípulos se multiplican, al contrario, partiendo por quien
sabía que lo iba a traicionar, ofreciéndole, un gesto de amor y de
predilección, como fue darle un pedazo de pan untado de su mismo plato, lavar
los pies para darnos ejemplo, cómo debemos vivir, los que queremos ser su
discípulos, significando que el servicio ante todo, que brota del amor, que
lleva a estar siempre al servicio de los demás, incluso si es necesario “dar la
vida por los otros”, nos lleva a entrar con esas actitudes a vivir estos días
de Semana Santa.



Esas actitudes son las que vemos reflejadas
en la “escuela de la Virgen María”, que se puso siempre a disposición del plan
de salvación de todos los hombres”.



Estos días que viviremos junto a Jesús, el
participar donde nos encontremos, de las diversas celebraciones, poniendo
especial atención a las oraciones, la Palabra de Dios, o personalmente leyendo
en oración los distintos relatos de la Pasión que nos ofrecen los diferentes
evangelistas, los gestos de la misma liturgia, nos llevaran a entrar, con más
fuerzas en los Misterios Salvadores de Cristo.



Los acontecimientos que viviremos los
próximos días, son el Centro de nuestra Fe y nuestra vida Cristiana, no son
solo acontecimientos del “pasado”, sino son los MISTERIOS DE LA VIDA DE CRISTO,
vividos en el “HOY”, de nuestras vidas y de la humanidad.



Porque hoy Cristo, los sigue viviendo en el
“HOY”, del acontecer de la Historia de Salvación, vividos, en cada mujer y
hombre, que encontramos en nuestro camino, y como Él, debemos ser aquellas y
aquellos, Samaritanos, que consuelan, que vendan las heridas derramando  el 
aceite del AMOR, con el cual Jesucristo, ha sanado las nuestras y con su
Sangre, lavado nuestras vestiduras, manchadas, por el pecado, por nuestras
debilidades y sufrimientos.



Pero no debemos olvidar que en este
Misterio de dolor y de la Cruz, está la fuente de nuestra alegría, como nos
recordaba el Papa Francisco el domingo, recién pasado.



No podemos construir nuestra vida sin la
CRUZ, ella es el árbol de la Vida y fuente de nuestra alegría, sino construimos
sobre la CRUZ GLORIFICADA, la CRUZ GLORIOSA, la CRUZ TRANFIGURADA, estaremos
construyendo sobre “arena y no sobre ROCA…”.



Por eso el Viernes, celebramos con
vestiduras “ROJAS” y no con vestiduras, “moradas o negras”, porque Celebramos a
un MARTIR y no a un difunto, quedando en la confianza del cumplimiento de la
GRAN PROMESA, “al tercer día resucitaré…”.



Esta es la gran Esperanza, que el que
estaba muerto, está vivo, y desde este momento Aquel que Reinaba desde la Cruz,
HOY, reina en medio de nosotros, VIVO, con sus llagas iluminadas,
transfiguradas, para que nosotros también aprendamos que ese es el camino de
nuestro REINADO, que estamos también llamados a reinar, incluso desde nuestro
dolor, sufrimiento, debilidad, si lo seguimos a Él con todas sus consecuencias,
aprenderemos también lo que es reinar, no al estilo que nos ofrece el mundo,
corrupción mentira, engaño, muertes, guerras, difamación, estrategias
económicas, que solo llevan a la esclavitud, deshumanización, hacer de los
demás esclavos nuestros, productos desechables, humillaciones, egoísmos,
pecados.



Por eso la Celebración de la Vigila
Pascual, es experimentar el rescate, de esos reinados efímeros, pasajeros y
celebrar nuestra propia PASCUA, que nos vuelve a CORONAR, con aquella corona
que no se marchita, que nada ni nadie, nos puede quitar, porque es la CORONA de
los HIJOS en el HIJO el Gran Rey, a quien el PADRE, ha coronado Resucitándolo
de la Muerte y en Él a todos nosotros.



Por eso atendamos al consejo que nos daba
San Pablo al iniciar con la Cuaresma, el Camino hacia la Pascua: “…no echéis,
la gracia en saco roto,…este es el día de la Salvación…”.



La respuesta está en cada uno de nosotros,
en esta nueva Pascua del Año del Señor 2013, Año de la Fe, que el Señor nos
regala, es una nueva oportunidad, que nos da para tomarla en serio y no perder
nuevamente esta oportunidad y decidirnos, si seguimos a un muerto o Aquel que
es el único que nos da la verdadera Vida.



FELIZ PASCUA DEL AÑO DEL SEÑOR 2013, les
desea Monseñor Pedro Narbona B.



Padre Pedro Narbona, Nuevo Párroco de “El Sagrario”





Alegre fue el recibimiento de la comunidad hacia el Padre Pedro Narbona

Bugueño, que a partir el pasado domingo 10 de marzo, asumió como nuevo párroco

de El Sagrario y hermano mayor de la Cofradía del Carmen.






En una eucaristía presidida por el Arzobispo de Santiago,

monseñor Ricardo Ezzati y concelebrada por el Vicario General de Pastoral, P.

Héctor Gallardo, el Vicario de la Zona Centro, P. Marek Burzawa msf, el Dean de

la Catedral P. Juan Suárez de la Cruz, el Vicario de la Esperanza Joven P.

Francisco Llanca y sacerdotes amigos y acompañado por la directiva de la

Cofradía del Carmen y la comunidad de la parroquia, tomó posesión de su cargo.






En su homilía, monseñor Ezzati, haciendo eco del Evangelio,

invitó al P. Pedro, a que como el padre misericordioso de la parábola del Hijo

Pródigo, tuviera siempre sus brazos abiertos para acoger a los alejados, a los

abatidos y sufrientes. Y lo invitó a estar siempre atento a los signos del

retorno del hijo alejado y de los que se han quedado en la casa del Padre y

hacen su voluntad, para formar con todos una sola gran familia parroquial.






Junto con ello lo instó a que cada uno de los fieles pueda

encontrar en él a su pastor, “encontrando el amor del Padre para colocarlo bajo

el manto de la Virgen del Carmen”, expresó.






Al finalizar la celebración, la comunidad se congregó en el

patio parroquial para saludar y felicitar a su nuevo pastor.






Monseñor Pedro Narbona Bugueño, además de ser sacerdote

diocesano, es canónigo de la Catedral Metropolitana y Director del Departamento

de Liturgia del Arzobispado de Santiago. Hasta hace unos días se desempeñó como

párroco de San Ramón Nonato de la Vicaría de la Zona Cordillera.





Misa de Despedida para Nuestro Hermano Mayor Pbro. Francisco Javier Manterola

El próximo miércoles 20 se realizará una ceremonia de despedida para nuestro párroco Javier Manterola quien emprende un nuevo desafío.  Esperamos contar con la presencia de todas las camareras y feligreses para rezar por él en la nueva misión que se le ha encomendado.

El padre Javier Manterola, quien fuera nuestro hermano mayor por más de 12 años, fue trasladado a la parroquia San Vicente de Paul, en Vicuña Mackenna. El próximo miércoles 20, se celebrará una misa de despedida en El Sagrario. Cabe señalar que gracias a la gestión del padre Javier la Cofradía logró concretar muchos desafíos como la restauración de la parroquia El Sagrario para que fuera Santuario de Nuestra Reina y Madre,  lo que se veía muy difícil pero nuestro hermano mayor nos enseñó a encomendarnos a San Jose pudiendo alcanzar nuestra meta. Asimismo, con ocasión de los 80 años de la Coronación de la Santísima Virgen nos ayudó a producir una revista. Colaboró fervientemente en la restauración de la Santa Imagen cuando ésta fue quemada, nos ayudó cada año en promover la Novena y la Procesión de la Santísima Virgen y sobre todo a difundir la devoción a la Virgen que es nuestra misión como camareras.

En la ocasión se le dará la bienvenida al padre Pedro Narbona como nuevo párroco para la parroquia El Sagrario. El sacerdote también será rector del Santuario de la Santísima Virgen del Carmen y asesor eclesiástico de la Cofradía.

La Virgen Peregrina Recorre Chile

La Virgen Peregrina promovida por la Cofradía del Carmen ha estado recorriendo diversas comunidades de nuestro país, tanto en la ciudad como en el campo. 

Con mucha fecundidad la Virgen Peregrina ha visitado distintos lugares de nuestro país donde se realizan procesiones y bailes religiosos como el de la Virgen de la Piedra, la procesión de la fiesta patronal de Cogotí. Cabe destacar lo realizado en la fiesta patronal de El Rodeo Viejo, donde la comunidad tuvo la primera bendición de la visita, ya que no tienen capilla. Fue tal el entusiasmo de los asistentes que iniciaron una campaña para convertir la antigua escuelita en capilla de la Virgen del Carmen. También destaca la participación en la misa de El Sauce donde la Virgen fue recibida con mucho cariño e igualmente se hizo una pequeña procesión alrededor de la plaza.
Durante el verano la Virgen Peregrina seguirá visitando diversas localidades que la soliciten esperando dar los frutos para las distintas comunidades. 

Reflexiones para esta Navidad



Hoy es la
Bendita noche, que nos trajo el día. La Virgen esta a punto de dar a luz al
Salvador, a un pequeño niño, tierno, amoroso e inocente. Nuestro corazón está
lleno de esperanza y por eso también lleno de profundos sentimientos.  ¿Qué estamos esperando? Abundantes gracias
¿Qué gracias? Son las mismas palabras que hoy día resuenan en todos los
corazones de las Camareras.  ¿Acaso
estamos preparadas para Él? Esperamos el milagro de la transformación de
nuestra alma. Cuando en nuestra vida irrumpe algo grande, entonces el corazón
responde por medio de un profundo anhelo, de una profunda esperanza. Y cuando
se trata de un milagro, no solamente de algo grande y profundo, sino de un
milagro, entonces reina el silencio, un profundo silencio en nuestros
sentimientos. Y el silencio de la noche que nos rodea profundiza certeramente
esta esperanza.  El pequeño niño llega en
medio de la presencia de una mujer, no cualquier mujer, sino aquella que Dios
ha pensado desde toda la eternidad, para que en esta noche, de a  luz a nuestra
esperanza
. Junto a ella, un hombre, que contempla en silencio y con amor al
pequeño niño, lo toma en sus brazos y lo llena de caricias. Todos forman un nuevo hogar, una nueva familia.  



Que en esta
noche,  nuestros corazones sean un
pequeño y pobre Belén, que reciba y contemple el milagro de Navidad, donde
llegue esta Sagrada Familia a darnos ejemplo y llenarnos de amor.



 



Por Belén
Larenas Fuente.



Estudiante
de Pedagogía General Básica.



Pontificia
Universidad Católica de Chile



 



A Celebrar Juntos Misa de Navidad









Adultos, jóvenes y niños están todos cordialmente invitados a participar de
la misa con la que celebraremos el nacimiento del Niño Dios en la Parroquia El
Sagrario.



 Las misas que se
celebrarán para Navidad son: lunes 24 de diciembre a las 11 y 19,30 hrs.
El  domingo  25 de diciembre a las  9 y 13 horas.



Deseándoles que José y María encuentren nuestros corazones
abiertos para recibir al Niño Dios, que haya lugar para Ellos en "nuestras
Posadas".

¡Los Esperamos!
















Reflexiones Para Vivir el Mes de María

Al dar inicio al Mes de María, el pbro. Javier Manterola, hermano mayor de la Cofradía del Carmen, dictó el retiro "Camareras: “Descansa, no te apresures”". A continuación las principales reflexiones que nos pueden ayudar a vivir este período de reflexión.  

La Santísima Virgen es la servidora de Dios, de su Hijo y de
nosotros.



¿Cómo lo hace?



1.     
Sale a ver a su prima Santa
Isabel, a cumplir un deber de pariente cuya prima está encinta de seis meses.
Es anciana. Recorre más de 150 kilómetros y se queda con ella tres meses hasta
que nace San Juan Bautista. Luego regresa a Nazareth. Sirve al compartir y proclamar lo que tiene dentro,
al Salvador.



2.     
Sirve como esposa a San José.
Eran pobres, su Hijo perseguido los hace escapar a Egipto. Imaginemos la vida
de este matrimonio joven con un Niñito pequeño en un país extraño. Su servicio
es de una esposa fiel, humilde, cariñosa, que comparte con su esposo todas las
durezas del camino y las dificultades económicas. Sirve animándolo con la fuerza del Espíritu del cual estaba llena.



3.     
Sirve como dueña de casa,
esposa y madre muy normal de una casa en Nazareth. La podemos imaginar en las
cocina, yendo a la Sinagoga con las otras mujeres del pueblo, meditando las Escrituras
junto a San José y a Jesús en su casita, haciendo las cosas de la casa, yendo a
buscar el agua, … Sirve como la mujer fuerte, dulce, femenina que está llena de Dios y que por eso contagia
alegría y serenidad.



4.     
Sirve a Cristo acompañándolo
en su ministerio público, con su adhesión incondicional, le pide un favor en
Caná, lo acompaña desde lejos, lo sigue cuando puede en medio de la gente. Su servicio es de la Discípula que lo
escucha y guarda en su Corazón todo lo que hace o dice.



5.     
Sirve a Cristo dándole su cercanía
incondicional en Jerusalén, a la hora del juicio, de la Pasión, de la Cruz y de
la espera… Servicio de la compañía en
dolor a quien más ama.



6.     
Sirve a los Apóstoles
reuniéndolos en oración en Jerusalén y animando su esperanza. Su servicio es
que brota de la fe. Reza con ellos
hasta Pentecostés.



 



CAMARERAS:



¡No se agoten!. Hagan como la Santísima Virgen: lo normal pero llenas de Dios. Han sido llamadas
por Él a ser como Ella. Entra a su cámara, a su habitación, a lo más íntimo de
Ella, tienes derecho porque Ella misma te eligió.  Descansa ahí. Ponte a sus pies, en su
presencia. No te apures tanto. Ella sabe que tienes mucho que hacer, pero ¿no
es acaso tu madre? Rézale con normalidad, con renovado ardor. Dale unos largos
minutos para que descanses con Ella.



 



¿Cómo han de servir las camareras en este tiempo de fin de año?



Ustedes están llenas de trabajo: la casa, los niños, exámenes, un
enfermo, el marido, los problemas económicos, muchas trabajan fuera de la casa,
y además…, graduaciones, matrimonios, fiestas, etc. Haz lo habitual. Nada más
pero con Ella. Reza. Que tu oración sea
descansar en Ella y en Dios.



 



 

Unete a Rezar el Mes de María en el Sagrario



La Parroquia El Sagrario invita a todos los fieles a rezar el
Mes de María que comienza el 8 de noviembre. Demostremos nuestro amor a la
Virgen rezando la tradicional oración, ojalá junto a nuestras familias,  y pidamos que nos acerque a Jesús en este año
de la Fe, declarado por Benedicto XVI.



Se rezará el rosario todos los días a las 10:40 y se celebrará la
misa a las 11 horas.



Vicario de la Zona Centro Visita Parroquia El Sagrario

En el marco de la Visita Pastoral que el Vicario Episcopal para la Zona Centro, el R.P. Marek Burzawa (MSF), está realizando a las parroquias de la zona como una forma de acercar las comunidades, parroquias y templos al Pastor, se realizó un ameno Encuentro con un grupo de Camareras, miembras de la tradicional Cofradía del Carmen, en la Parroquia El Sagrario. En la visita el Vicario tuvo la ocasión de presidir la Eucaristía que cada miércoles celebra el Asesor Eclesiástico de la Cofradía y Párroco de El Sagrario, Pbro. Fco. Javier Manterola, y posteriormente acompañarlas en un fraternal diálogo.

En el encuentro con las Camareras, el Padre Marek dialogó amena y fraternalmente con ellas sobre el sentido de la Visita Pastoral y de la proximidad del señor Arzobispo en la persona del Vicario de la Zona Centro. También se refirió a la trascendencia y significado del inicio del Año de la Fe convocado por su Santidad Benedicto XVI, y que tiene dos dimensiones, la Fe vivida y testimoniada y su expresión concreta en obras y acciones.

Atención Camareras: Invitacion por visita Pastoral

El próximo martes 9 de octubre realizará una visita pastoral a la Parroquia El Sagrario el Vicario episcopal para la Zona Centro, el R.P. Marek Borzawa. El sacerdote celebrará la adoración al Santísimo y la misa de 11. Esperamos contar con la presencia de todas las camareras quienes podrán compartir con el Vicario.

Procesión 2012

Más de 30 mil fieles se congregaron en honor a la Virgen del Carmen en su tradicional procesión que comenzó en la Catedral Metropolitana y que culminó en el frontis del Museo Bellas Artes con una misa. La actividad dio inicio además a la semana de la familia y al año de la Fe proclamado por Benedicto XVI que comienza el 11 de octubre. 

Antes de iniciar el recorrido se desarrollaron actos litúrgicos en la Plaza de Armas, donde se entonó el Himno Nacional. En el recorrido, encabezado por el arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati y distintas autoridades eclesiásticas, desfilaron con estandartes, lienzos y cánticos cientos de colegios católicos, jóvenes de la Pastoral Universitaria, familias, distintas bandas musicales estudiantiles, todas las ramas de las fuerzas armadas, diversas comunidades parroquiales, movimientos apostólicos, muchos sacerdotes y el alcalde de la comuna Pablo Zalaquett. Al final de la misa se anunció que 100 jóvenes misioneros recorrerán el país en tareas pastorales. 

Cabe destacar los arreglos florales en honor a la Virgen que se instalaron en las fachadas de algunos edificios públicos y también privados. 

La procesión de la Virgen del Carmen es una de las manifestaciones religiosas más antiguas de Chile y su origen se remonta al siglo XVI, sin embargo en 1971 se declara además como el día de Oración por Chile. La devoción de Chile por la Virgen del Carmen se relaciona con los primeros años de independencia luego que Bernardo O'Higgins la nombrara como Protectora de Chile.